10 de Mayo de 2019

Experta en ‘marketing’ automotor

No sabía cómo manejar un auto mecánico, pero cuando empezó a trabajar en una empresa automotriz se compró uno y aprendió. Fiorella Saco es de las personas que entrega el cien por ciento en cada proyecto.

Se graduó en Comunicación por la Universidad de Lima y tiene más de diez años de experiencia en marketing automotor. Actualmente trabaja en Ford, donde supervisa la estrategia de comunicación de la marca y organiza las más retadoras y creativas campañas. La última, Regresan autocinemas, ha quedado finalista en los Premios Anda.

¿Cuáles son tus ocupaciones como gerente de Marketing en Ford?

Me encargo de supervisar toda la estrategia de comunicación de la marca. Esto incluye la realización de campañas de lanzamiento y mantenimiento, y campañas corporativas en fechas especiales. Yo entré a Ford en el 2014, cuando la compañía abrió sus oficinas en el Perú. Desde entonces, venimos implementando muchas campañas novedosas.

¿Qué campaña recuerdas especialmente?

Hay varias. Y todo lo que hacemos siempre es un reto. Creo que la campaña que me ha gustado más es una que hicimos el año pasado. Fue un evento muy bueno llamado Regresan autocinemas, con el cual hemos quedado finalistas en el concurso de los Premios Anda de este año. Antiguamente, veías películas desde tu carro en un autocinema. Quisimos recrear la situación, y nada mejor que en una camioneta tan cómoda y tan bien equipada tecnológicamente como la Ford Escape. Mostramos todos los atributos de la camioneta en esta campaña. Al evento asistieron clientes, algunos influencers y otras personas cercanas a la marca. Luego mostramos el evento en las redes sociales. También se realizó la cobertura en diarios, revistas y televisión. Por otro lado, el año pasado hicimos un evento muy grande en la Costa Verde, en el Centro de Convenciones Magda. Se llamó el Black Ford Day, algo similar al Black Friday. Fue un evento muy simpático, hicimos un concierto, juegos para niños, había food trucks y trabajamos con influencers para la convocatoria. Fue muy retador también, porque no somos una marca grande, tenemos 1,7 de market share, así que fue todo un reto llevar gente a un evento así, porque nuestra marca es de nicho, no es una marca masiva. Pero el resultado finalmente fue muy satisfactorio.

¿Cuál era su participación de mercado en el 2014, cuando iniciaron sus operaciones en el Perú?

Cerramos el 2014 con 0,6 de market share. El siguiente año fue de 1 %, el 2016 fue de 1,2 % y el 2017 de 1,5 %. El crecimiento ha sido sostenido en el tiempo.

¿Qué opinas de trabajar la marca con influencers?

Trabajar con influencers es muy importante. Buscamos aquellos que sepan de tecnología, que sean especialistas en carros y que, por su estilo de vida, sean afines al posicionamiento que queremos darle a la marca.

¿Qué relación entablas con ellos?

La relación es, básicamente, a través de la agencia de relaciones públicas, que les envía nuestra información para su difusión. Lo que sí tenemos es una embajadora de marca, Anna Carina Copello. Trabajamos con ella desde noviembre del año pasado.

En cuanto a tecnología automotriz, ¿qué te ha sorprendido más?

Me sorprenden varias cosas en Ford, porque esta marca le da mucha importancia a la tecnología y la pone al alcance de los usuarios, mientras que otras destinan la mejor tecnología a los autos de alta gama. Los autos de entrada o más económicos se quedan con una tecnología menor. En el caso de Ford, no pasa eso. Una de las tecnologías que me ha llamado más la atención es una en que el auto frena por sí mismo cuando detecta que puede haber un choque. Esto sucede cuando se va a poca velocidad. Por ejemplo, si estoy avanzando, el semáforo se pone en rojo y el auto de adelante frena intempestivamente, el auto frena por sí solo. Detecta la presencia cercana de otro carro por los sensores que tiene y evita el accidente. Esto es muy útil, porque muchos accidentes ocurren por descuidos, porque la persona se distrae un momento para recoger algo del piso y mantiene el pie en el acelerador, por ejemplo.

¿Dónde trabajaste antes de Ford?

Estuve en Indumotora, hoy Inchcape. Me ocupaba específicamente de Subaru. Allí estuve cinco años. Hacía eventos y trabajábamos con un pool de embajadores, no había tantos influencers en esa época. Y antes estuve en Euromotors, enfocada en Volkswagen. Dicho sea de paso, obtuve la licenciatura con un proyecto profesional de un caso de éxito que tuve en Volkswagen: el lanzamiento de la pick-up Amarok.

¿Mientras estudiabas Comunicación tenías claro que querías trabajar en marketing y relaciones públicas?

Sí, siempre supe que esto me gustaba y también tenía definido que quería trabajar en una empresa, no en una agencia de relaciones públicas ni en un medio de comunicación. Lo que no sabía era que ingresaría al rubro de autos para quedarme tanto tiempo. En ese momento ni siquiera sabía manejar un auto mecánico, solo el automático. Así que, cuando me compré mi primer carro, elegí uno mecánico. Dado que trabajaba en una compañía de autos, sentía que necesitaba uno.

¿Te sientes bien en este sector?

Mucho. Todos estos años han sido muy buenos, he aprendido bastante. No sé qué pase más adelante. De hecho, podría trabajar en otros rubros, pero por ahora mi trabajo me presenta muchos retos y me encanta.

¿Realizas algún pasatiempo después de tu trabajo o los fines de semana?

Sí, hago bastantes cosas. Me gusta el deporte, voy a un centro donde hago box, entrenamiento funcional, trabajo con pesas y yoga. Me encanta. También disfruto mucho la playa, leer sobre yoga y practicar fotografía. En la Universidad llevé varios cursos electivos de fotografía y, cuando me voy de viaje, llevo un arsenal de equipos fotográficos.

¿Cómo te fue en la Universidad de Lima?

Amo la Universidad de Lima. Me gustó mucho y ahora me siento feliz de que mis dos sobrinas sean Ulima también. Ellas son como mis hermanas menores; una acaba de graduarse en Derecho y la otra estudia Marketing. Cuando converso con ellas sobre la Universidad es como si hubiera regresado a esa etapa. Sé que ha cambiado y ha mejorado mucho, y yo guardo excelentes recuerdos.